Las mujeres en tiempos de revolución

Desde hace dos años distintos países del Oriente Medio buscan cambios de gobierno y el respeto a derechos básicos.  Las mujeres no se han quedado atrás.  Estas también salen a las calles, a las plazas y hasta militan con rifle en mano.  Ellas no solo quieren lo que quiere el resto de la sociedad.  Ellas piden igualdad de género.

Por Griselle M. Calderón Morales / Especial CAI2013

Desde hace dos años distintos países del Oriente Medio buscan cambios de gobierno y el respeto a derechos básicos.  Las mujeres no se han quedado atrás.  Estas también salen a las calles, a las plazas y hasta militan con rifle en mano.  Ellas no solo quieren lo que quiere el resto de la sociedad.  Ellas piden igualdad de género.

Estas mujeres (casadas, solteras, madres, ancianas o jóvenes), decidieron salir en defensa de sus derechos y de los derechos de sus hijos. No se quedaron en casa, espacio que le ha designado la sociedad en la que viven.  Seguramente, la mayoría de estas mujeres son apoyadas por sus padres, maridos o hermanos, además del apoyo mutuo.  Por ejemplo, en Egipto,  Asmaa Mahfouz incitó por medio de un video publicado en las redes a que se manifestaran con ella en contra del régimen.  También, Gigi Ibrahim, quien permaneció en la plaza Tahrir cubriendo las protestas para documentar las protestas.  

Las mujeres, quienes ya habían alcanzado algunos logros en Egipto están viendo como estos se desvanecen.  La reducción de la presencia femenina en el Parlamento disminuyó del 12 al 2 % cuando entró Mohamed Morsi al mando, por ejemplo.

Aunque el cumplimiento de los derechos de las mujeres y conseguir las reformas gubernamentales que se necesitan para esto son parte de las demandas de las mujeres, hay algo mucho más difícil de lograr.  El uso del cuerpo de la mujer como arma de guerra es uno de los males de los conflictos más traumáticos.

“Los cuerpos de las mujeres siempre han sido usados como armas de guerra… y por lo tanto preñar a las mujeres del enemigo es también una forma de limpieza étnica, de manera que las mujeres en zonas de guerra siempre están sujetas a la violación continua”, expuso Margarita Mergal , actualmente profesora de la Escuela de Comunicación de la Universidad de Puerto Rico en la I Cumbre de Análisis Internacional: Túnez, Egipto y Siria: Tres modelos de una Primavera Árabe.

Aunque, en el caso de Egipto no  existe una guerra civil como en Siria, este fenómeno se ve en las calles cuando las mujeres que salen a las plazas a manifestarse son violadas en masa.  “El problema de la agresión sexual en Egipto siempre ha estado ahí, no es algo nuevo. Pero con la revolución se ve más, y más mujeres han decidido protestar y denunciar a sus agresores. Por otro lado, antes había una gran presencia del aparato de seguridad del Estado, controlada por el régimen, que ahora ha desaparecido. Hay menos policía en las calles, y los agresores tienen más margen de maniobra, lo que ha llevado, también, a un aumento de las agresiones” mencionó Rabab el Mahdi, profesora de Ciencia Política en la Universidad Americana de El Cairo a El País.

Varios escritos coinciden en que la violación sexual hacia las mujeres es una “estrategia militar intencionada” que degrada y asusta a las mujeres.  El cuerpo de la mujer supone honor e integridad familiar, las cuales el enemigo intenta destruir al violar a las mujeres.  La violación sexual tiene dos vertientes: la individual y la colectiva.  La individual es el sometimiento de la víctima a un acto forzoso y el colectivo es humillar a la comunidad a la cual la victima pertenece.  Parte de esta humillación la sufren los hombres “responsables” de la mujer violada por no “proteger su propiedad”, como se ve a la mujer en la sociedad árabe, según la publicación Quaderns de Construcció de Pau en su edición sobre La violencia sexual como arma de guerra por María Villellas Ariño.

Aunque la mayoría de estas mujeres se quedaban calladas por miedo a la marginación, estigmatización y abandono de sus maridos, en el caso de las casadas, ahora estas están denunciando estos actos.  Actos que llevan a cabo, mayormente los fundamentalistas, con el cual “mediante la culpabilización inducida de las víctimas se busca generar un mecanismo de control social, que permita justificar las atrocidades y mantener la impunidad de los responsables reales”, según Villellas Ariño.

Intentando así que las mujeres no se manifiesten y vuelvan a su “lugar”: la casa.

Advertisements

Tags: , , , , , ,

Categories: CAI2013

Subscribe

Subscribe to our RSS feed and social profiles to receive updates.

No comments yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: