Egipto y Siria, desestabilizados

En el horizonte de los conflictos de Egipto y Siria no parece vislumbrarse  un final. Egipto continúa bajo un régimen militar y en Siria, la violenta guerra civil empeora con la influencia extranjera.

Por Sara Santos Collazo / Especial CAI2013

En la sesión de análisis político  de la I Cumbre de Análisis Internacional “Túnez, Egipto y Siria: Tres modelos de una Primavera Árabe”,ofrecida por Grupo Latitudes ,  los profesores  José Rivera,  María Del Pilar Arguelles y  el  Doctor en Política Internacional Lajos Szászdi, discutieron el estado actual de estos países y se plantearon posibles soluciones a los conflictos desatados por la  Primavera Árabe.

¿Por qué Siria se sumergió en una profunda guerra civil donde la intervención de otros países  recrudece la violencia?, ¿Por qué Egipto sigue en un tranque cíclico en donde quien llega al poder pretende mantener el régimen al estilo de Mubarak?

“El atardecer de la Primavera Árabe le pertenece hasta el momento a la contra revolución”  expuso la  profesora  y  doctora Argüelles durante su exposición: “El secuestro democrático de Egipto”.  Y es que desde que Egipto comenzó con sus protestas en busca de una mayor apertura política y derrocamiento del régimen totalitario de Mubarak, el país no ha podido estabilizarse.

“Después de casi tres años de lucha han marchado en círculos llegando al comienzo de donde partieron”  dijo Argüelles.

La profesora  añadió que los valores predominantes para la solución de este conflicto son la seguridad y estabilidad y no la democracia.  “La agenda del pueblo egipcio es verse en la conjetura de escoger entre el autoritarismo de los hermanos musulmanes o el autoritarismo de las fuerzas armadas”, expresó.

Por su parte, Rivera durante su ponencia  ”¿Primavera u ocaso? Una apreciación de los límites de la protesta democrática como estrategia  política en el contexto de la “Primavera Árabe “  explicó que la gravedad y degradación de los conflictos se debió a la  ausencia de una  cultura política en los países árabes debido  al arraigo del autoritarismo como resultado de décadas con los mismos gobernantes.

También influyó  la organización sobre el terreno de grupos políticamente marginados como por ejemplo, los Hermanos Musulmanes en Egipto. Este grupo ha servido también como gestor social antes las carencias del gobierno de Mubarak.

Un posible  escenario que propiciaría  una solución que involucra las dinámicas democráticas según el contexto de los países árabes en conflicto es la de una transición a una política pluralista.  Los gobiernos deberían pasar de la dinámica de la política marginadora  a entrar a una dinámica política plural en donde se vean obligados a moderar el discurso.  “El que tú seas electo no te da el derecho de  imponer tu programa. Te da un derecho de implementarlo a través de un diálogo con la oposición  y los elementos de la sociedad civil que se oponen a ti” dijo Rivera.

Aun así ninguno de los tres panelistas prevé estabilidad o mejoramiento del conflicto de aquí a un año. Sin embargo, concuerdan es pertinente y relevante reflexionar sobre el escenario pos-conflicto.

¿Qué va a ocurrir con el grupo que caiga?, ¿cómo manejarán el resentimiento entre grupos? En el caso de Siria, ¿qué va a ocurrir con esa minoría que respaldan al régimen? Y los refugiados y exiliados que quieran regresar a su país, ¿con qué se encontrarán?

Durante la sección de preguntas del panel, Rivera expuso que cualquier acuerdo que se haga debe incluir la expulsión de grupos extranjeros, la pluralidad política al designar grupos políticos de la oposición, inmunidad tanto al régimen como a los rebeldes. Todos los esfuerzos de restauración deben centrase en crear una amnistía para poder recibir a los grupos desplazados.

“La verdadera tragedia  son los millones de desplazados en este conflicto. Necesitan regresar a su lugar de origen y crear un arreglo de  paz civil. Crear la otra dinámica que es que estas personas regresen a  su lugar de vivienda y trabajo y se puedan envolver en actividades en un proceso de reconstrucción,” dijo el profesor.

No cabe duda que este conflicto no culminará con el establecimiento de un nuevo régimen. Los ojos de los medios y el mundo deberán estar atentos  a las nuevas relaciones y procesos que estos cambios traigan a la vida civil de aquellos que se quedaron durante el conflicto y quienes regresan del exilio. No importa la extensión y densidad del conflicto, queda claro que cualquiera que sea el resultado en los diferentes escenarios de la Primavera Árabe significará una nueva narrativa global, política, social y económica.

Advertisements

Tags: , , , , , ,

Categories: CAI2013, Medio Oriente, Puerto Rico, Reportaje Informativo

Subscribe

Subscribe to our RSS feed and social profiles to receive updates.

No comments yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: