Siria y el recrudecimiento de la violencia

En un conflicto que era en su origen entre el régimen de Bashar al-Assad y el movimiento anti-régimen  valdría preguntarse: ¿Por qué esta súbita división?

 

Por: Sara Santos Collazo / Especial CAI 2013

En Siria, las  ciudades están siendo testigos de enfrentamientos armados entre una oposición fragmentada. Los pueblos, barrios  y comunidades se han  convertido en  escombros y tumbas de un movimiento que en su inicio parecía sólido.  Ahora el mapa del territorio sirio se va llenando de nuevas divisiones.

De la convivencia a los enfrentamientos

            “Cuando los medios y otros sectores comienzan a  interpretar esa guerra civil entre régimen y anti-régimen, como una guerra étnica , es decir, religiosa, entre tribus o sectas, se desatiende quienes son los que participan en el conflicto. Eso implicaría que si un grupo no se siente parte de alguna secta, el mismo no encontraría razón para pelear”.

      – Jeffrey Stevenson Murer, conferenciante de violencia    colectiva en la Escuela de Relaciones Internacionales de la Universidad de Saint  Andrews en Escocia.

“Uno, uno, uno. El pueblo sirio es uno” era el tipo de consignas que las enormes masas de personas manifestaban mientras marchaban por las calles de Damasco en marzo de 2011.

Eran manifestaciones pacíficas y civiles que surgieron como un reclamo de sectores sociales desacomodados para derogar la Ley de Emergencia la cual prohibía la libertad de reunión y expresión. Fue un reclamo de un pueblo mestizo y diverso para exigir la libertad de presos políticos y demandar igualdad.

De pronto el escenario de convivencia cambió. El movimiento  que se creía sólido poco a poco se fue despedazando y esparciendo debido a sujetos de la oposición que decidieron alzarse como grupos independientes.

“Es en el fragor de la manifestación y ante la represión  violenta  que estos grupos comienzan a resurgir y comienzan a organizarse” dijo Juan F. Caraballo-Resto, antropólogo especializado en los estudios de las comunidades musulmanas en el oeste de Europa, el Caribe y Jordania.

Desde el punto de vista de Caraballo-Resto, los grupos opositores en Siria  siempre han sido muchos, pero a causa de las medidas represivas del gobierno de la familia de al-Assad desde hacía 40 años, estos grupos no habían podido organizarse. “Esa ausencia visible [de los grupos] daría la impresión de que no hay diversidad en la oposición” dice el antropólogo.

Aun así y pese a la diversidad, Siria seguía siendo una especie mosaico. La violencia constante, por parte del Estado y los militares, para intervenir con las manifestaciones provoca que los grupos que siempre coexistieron de repente se encuentren en un escenario violento. Ante este escenario optan por fragmentarse y con ello la lealtad en los grupos se vuelve prioridad.

Una de las maneras más comunes para demostrar que se es miembro de un grupo es inducir o aplicar violencia hacia el otro “Lo que resulta en una perpetuación de la violencia”, dijo Jeffrey Stevenson Murer, conferenciante de violencia colectiva en la Escuela de Relaciones Internacionales de la Universidad de Saint Andrews en Escocia.

Este tipo de dinámica se acentúa  cuando un ambiente hostil se prolonga por demasiado tiempo. Esto se traduce en una separación entre grupos que antes se toleraban por conveniencia, y en una  prohibición implícita para la reconciliación entre los mismos, profundizándose entonces la reproducción de la fragmentación mediante la violencia.

“Policía de infieles, esperen alauíes, venimos a cortarles el cuello. Chiíes, ¡venimos a degollarlos!” son las consignas que se escuchan ahora por parte de un grupo de extremistas en el  Este del país. Mientras en el norte aparece movimientos kurdos que defienden su identidad y reclaman soberanía.

Daría la impresión de que la batalla no es contra el gobierno si no una guerra étnica entre tribus y sectas.

TERRITORIES HOLD BY GOVNT ARMY AND BY REBELS INFOGRAPHIC BY SERGEY KONDRASHOVExtranjeros y extremistas

“Es importante reconocer que se trata de una dinámica régimen y anti-régimen en vez de clasificarlo como un asunto religioso o terrorista. Porque hay que tratar de mantener el conflicto auto-contenido en Siria.”

Jeffrey Stevenson Murer, conferenciante de violencia colectiva en la Escuela de Relaciones Internacionales de la Universidad de Saint  Andrews en Escocia.

Es un hecho que la complejidad del conflicto violento sirio se acentuó con la llegada de movimientos externos de grupos extremistas con un lenguaje religioso al estilo Jihad y con agendas establecidas y ajenas a los intereses del pueblo Sirio.    

El 12 de julio de 2013 se exhibe en Youtube un video convocando a tomar las armas en Siria. Se trata  del joven francés Abu Abd Al Rahman, recién convertido al Islam, que le pide al gobierno de Francia unirse al conflicto sirio  bajo el llamado del Jihad. Resulta que este joven fue el primero en su familia en abrazar dicha fe seguido por sus hermanos menores.     

Convendría saber que el Jihad es el término utilizado por grupos islámicos ultra conservadores que defienden la lucha y el combate justificado por la difusión y defensa del islam ortodoxo en el mundo.

En el relato que hizo el profesor de la Universidad de Puerto Rico, Bruno Ferrer, para Grupo Latitudes, el concepto de Jihad que conocemos hoy día fue creado en los 80′ y obliga a los musulmanes a luchar; “la Jihad es más importante que todo lo demás”  contextualizó el profesor.    También añade que la entrada de la idea del Jihad en el conflicto de Siria es de grupos extranjeros. Según explica el profesor, la lógica radical de  estos grupos es: “Todo musulmán  está obligado a luchar por el musulmán. Donde haya lio vamos a ir a luchar”.

El converso Abu Abd Al Rahman sigue esta lógica.Como este, se están documentando otras manifestaciones y llamados desde el exterior del conflicto a defender el Jihad.

“Se llega a un punto en el que se acepta ayuda de donde sea”,  dice el doctor Efraín Rivera, experto en relaciones internacionales y profesor en la Universidad de Puerto Rico en Humacao.  El profesor explica que, cuando se está en el caos de un conflicto como el de Siria comienzan a integrarse agendas externas como la de grupos en  Israel, Palestina, Irak u Occidente, efectuando más divisiones dentro de los grupos anti-régimen.

¿Pero cuál es realmente el peso y la influencia que por ahora tienen estos grupos en el conflicto? Según un análisis de IHS, Aéreo espacio, defensa y seguridad, hasta el momento se identifican en Siria tres grupos extremistas y de ideología yihadista:

 Al-Nusra Front: Creados en el 2011 con la ayuda del Estado Islámico de Iraq (ISI por sus siglas en inglés) el cual es una sombrilla militar que incluye a al-Qaeda en Iraq (AQI por sus siglas en ingles). En el 2012 hicieron su primer ataque suicida en Damasco.  Hoy día controlan el territorio del norte de Siria.

Islamic State of Iraq and the Levant (ISI): Fue un grupo rechazado por el ISI y creado en el 2013 y se compone de yihadistas extranjeros. Están mayormente activos en el norte y este de Siria. Operan al igual que el grupo anterior con actos suicidas.

Jaysh al-Muhajirin wa al-Ansar (Ejército de los Emigrantes y Salvadores): Está compuesto principalmente de extranjeros yihadistas del norte caucásico. Fue creado en el 2013.  Buscan establecer  un estado islámico en Siria.

Aunque se ha demostrado la participación de estos grupos en la lucha en Siria, lo  cierto es que la presencia de estos grupos es pequeña. “Pienso que al- Qaeda está jugando un papel. Pero yo diría que un papel bastante pequeño  comparado con la cantidad de rebeldes anti-régimen que están luchando.”, opina el doctor Jeffrey Stevenson Murer.

800px-Azaz_Syria_during_the_Syrian_Civil_War_Missing_front_of_HouseTerror y terrorismo

“El terrorismo florece en situaciones de desesperanza, humillación, pobreza, opresión política, extremismo y violaciones de los derechos humanos; también florece en el contexto de los conflictos regionales y la ocupación extranjera y se aprovecha de la capacidad insuficiente de los Estados de mantener el orden público.”

Acción de las Naciones Unidad contra el terrorismo

Desde las manifestaciones pacíficas en el 2011 pasamos a las protestas y la desobediencia civil de todo un pueblo. Como resultado, grupos comenzaron a separarse de la oposición y a aceptar influencia extremista y extranjera.  Ahora la sombra del terrorismo comienza a materializarse y cobrar fuerza en este conflicto.

 “Aunque la mayoría de estos grupos están relacionados con grupos militares que están recibiendo dinero de fuentes religiosas conservadoras, no necesariamente son ‘terroristas’, sino, grupos conservadores con intereses políticos.”, dice el doctor Stevenson Murer.  Pero, tampoco negó que estos grupos utilicen el  ‘terror’  como estrategia de lucha.

Una de las características que se le atribuye a los  grupos extremistas y Yihadistas  es el uso del ‘terror’ para llevar a cabo su cometido. Sin embargo cuando se comienza a utilizar el término de ‘terrorismo’ o ‘terror’ hay que contextualizar.

“Es  importante reconocer que se trata de una dinámica régimen y anti-régimen en vez de clasificarlo como un conflicto meramente religioso y terrorista.”, puntualizó el profesor Murer. Explicó que la mentalidad occidental, en especial en Estados Unidos e Inglaterra “son muy recelosos de personas que expresan posiciones políticas, religiosas y por eso mucha gente son leídos como terroristas cuando al final el número de terroristas es muy pequeño” y añade que es un peligro que se vea así  porque saca al conflicto de contexto.

Por su parte, el profesor Ferrer dice que el término terrorista es una herramienta política para justificar la violencia y en el caso de Siria es “el lenguaje que se usa para justificar lo que está pasando, es un leguaje religioso sectario”.

La  Acción de las Naciones Unidas contra el terrorismo dice que “El terrorismo atenta contra los valores más centrales de la Carta de las Naciones Unidas: el respeto de los derechos humanos, el Estado de derecho, las leyes y uso de la guerra, que protegen a la población civil, la tolerancia entre los pueblos y naciones, y la solución pacífica de las controversias.”

Si atendemos esta aseveración y analizamos la cronología de los eventos en Siria,  podríamos determinar que en ambos bandos se exhiben casos de terrorismo ya que a estas alturas del conflicto encontramos evidencias de ataques indiscriminados a las comunidades sin que ningún bando asuma la responsabilidad de sus actos, como podría ser el caso del ataque con armas químicas contra civiles el 21 de agosto de 2013.

Panorama

Queda establecido entonces que, cuando tienes un estado represivo y una oposición dividida e influenciada por intereses externos, la violencia impartida por todos los bandos se recrudece dando paso al extremismo. Cabría entonces reflexionar sobre la huella que dejaría este conflicto en los involucrados tanto activa como pasivamente. Por ahora es importante reconocer que lo que ocurre en los países árabes como Siria, es un fenómeno muy complejo que merece abordarse con cuidado y responsabilidad crítica, pues cada elemento añadido en el conflicto podría significar un lamentable aumento en las hostilidades.

 

Advertisements

Tags: , , , , , ,

Categories: Reportajes

Subscribe

Subscribe to our RSS feed and social profiles to receive updates.

No comments yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: